Sin categoría

El poder del símbolo en política

Por estos días pre-electorales es frecuente escuchar a las personas quejarse por la cantidad y calidad de candidatos de la oferta presidencial. Entre faranduleros, periodistas, empresarios, médicos, economistas, agricultores, religiosos, maestros y consultores, se vislumbran tanto políticos que han ocupado cargos públicos, como aspirantes que llevan algún tiempo postulándose, y otros que recién incursionan en política, no así en el ámbito público. A la fecha se contabilizan 18 candidatos, pero aún faltan partidos por definir quién los representará.

La preferencia del electorado no es contundente, y en este juego electoral prácticamente cualquiera podría quedar, si un golpe de fortuna les catapulta frente a las masas. ¿Razones?, podrían ser muchas, pero definitivamente no sería un sólido plan de gobierno el que incline la balanza, pues cada vez estamos más lejanos a una decisión acorde a un análisis profundo de la idoneidad para la toma de decisiones del país, ya que acaban siendo muy caprichosas las razones para inclinarse hacia uno u otro candidato.

Lejos de valorar quién es el mejor candidato o la mejor candidata. Esta entrada del blog aspira a presentar el valor del símbolo como detonante de una preferencia electoral. Ese símbolo concierne a lo que representa dicho candidato para las aspiraciones del elector, pues tantas personas como razones podría haber, que, si es el que combate la corrupción, o quien conoce cómo ligarse al entorno mundial, o quien realmente conoce las necesidades del pueblo o quien representa los valores que guían la vida de dicho elector. Incluso ser una cara nueva en la política puede ser razón suficiente para preferir al candidato o candidata, en el tanto lo nuevo se interprete como lo correcto, o como un cambio ante lo que se quiere dejar de vivir.

De cara a un bicentenario, donde la situación actual pocos la tildarán de favorecedora, en el tanto una pandemia, contracción económica y rezago en muchas áreas, vuelve al elector un sujeto poco racional, sus emociones sin duda prevalecerán en la elección. Lo que represente el candidato o la candidata definirá la predilección, y es ahí donde el símbolo y la construcción icónica decidirá.
A mis colegas comunicadores políticos especializados en campañas les invade la duda sobre cómo presentar la oferta que representan. Mientras quienes nos mantenemos analizando el contexto y viendo los hilos moverse en torno a cada candidatura, reconocemos la construcción simbólica donde se presentan como: el bueno, el experto, el nuevo, el honesto, el pobrecito, el culto, el de fiar, el que sabe lo que ocupa el pueblo, y demás apelativos que uso en masculino pues hay 14 candidatos y 4 candidatas, pero que aplican indistintamente el género de la candidatura.

¿Quién quedará?, difícil saberlo, pero que el símbolo pesará, no me queda ninguna duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *